El Despertar, 2022

Andrea Avagnina http://andreaavagnina.com

Creada en 2021
•Acrilico sobre lienzo.

Bio:
•Andrea Avagnina nació en abril de 1972, en Lobos, provincia de Buenos Aires, Argentina.
•Desde niña, el dibujo ha sido su medio de expresión y, a veces, su refugio. Fue en la carrera de docente de nivel inicial, cuando su profesora de artes plásticas descubrió sus dotes para el arte.
•Allí comenzó a concurrir a diferentes ateliers, iniciándose con el profesor Fernando Sancho, pintor realista. Años más tarde asistió a cursos dictados en la Universidad Nacional de las Artes, donde exploró nuevas técnicas y conceptos.
•Dedicada desde hace veinte años a la enseñanza, en su taller intenta acompañar a sus alumnos, que abarcan desde los 5 años a adultos mayores, en el proceso de creación, transmitiéndoles esa pasión con la que ella se manifiesta en cada una de sus obras.
•Ha realizado exposiciones individuales, la última y con más relevancia fue en 2018 en Italia. Y otras grupales, que tienen características diferentes a las convencionales, donde fusiona a la música, la danza, el diseño y tantas otras disciplinas artísticas, que atrae a un público que habitualmente no visita una muestra.
•Sin dudas, aquellos comienzos ligados a la pintura realista han mostrado un buen dominio de la técnica, abordando a temáticas como el paisaje rural y urbano, retratos, caballos y hasta el arte sacro, donde demuestra su admiración por los grandes maestros del Renacimiento.
•Pero eso no impidió detener su búsqueda. Su espíritu, inquieto y deseoso de encontrar una identidad que la defina, la llevó por caminos impensados. Así, como la vida misma es, así de maravillosa o de dolorosa. Tal fue el caso del año 2017, en donde tuvo que afrontar cáncer de mama, que la hizo transitar un proceso de sanación y transformación.
•Es aquí donde encuentra el valor de ser mujer, su fortaleza, su sensibilidad pero, por sobre todas las cosas, el poder de su sensualidad.
•Fue entonces, cuando su cuerpo y su mente descansaron para curar, que se produjo ese encuentro, entre lo artístico y lo real. Aquello que tanto intentaba encontrar en el mundo exterior, vivía dentro de ella.
Su pincel dio un giro rotundo, de técnica y estilo. Acuarelas y expresionismo dejaron relumbrar el renacer de esta artista.
•Hoy, no sólo podemos ver su obra sino sentirla, porque entran en escena sentimientos, pasión, erotismo, amor, encuentros y desencuentros. Y el público que las descubre interactúa y hasta se identifica con cada una. Porque Andrea les narra en imágenes, los inspira, para que nazcan poemas y desarrollen vivencias como un capítulo de una novela, esperando al siguiente, a veces sintiéndose protagonistas.
Apasionada, despojada de prejuicios, lleva impregnado un claro concepto femenino ligado al crecimiento, en la búsqueda de la mujer en el camino de la emancipación a todo mandato social ligado a sus sueños y desafíos.